Compartir

sábado, 26 de mayo de 2012

INDICADORES DE MANTENIMIENTO (II)

GESTION DE MANTENIMIENTO

Mientras las empresas españolas luchan por sobrevivir, la carrera por la productividad no nos va a esperar, los que se unan a este movimiento mundial de la “gestión productiva de la información” lograrán elevar un eslabón en la “evolución de su empresa".
La nueva web 2.0 ha puesto a todos los técnicos del mundo de acuerdo en, los procedimientos, procesos de trabajo, así como de los sistemas de evaluación y medida de los mismos, que hacen eficiente la conservación en buen estado de funcionamiento de los activos de la empresa. 
Si esta vez perdemos el tren y seguimos apostando por métodos obsoletos y distantes del “conocimiento”, no podremos alegar desconocimiento sino sólo incapacidad para estar entre los mejores.
A lo largo de estos artículos de Indicadores de Mantenimiento nos vamos a encontrar de forma permanente con términos como Mejores Prácticas (Best Practices), Evaluación Comparativa, (Benchmarking), Clase Mundial (World Class), pero sin duda el término que empezamos a ver en todos los artículos especializados de Ingeniería del Mantenimiento es el de “Indicadores Claves de Rendimiento” (KPI-Key Performance Indicators) e Indicadores de Mantenimiento (Maintenance Indicators).
El libro de Terry Wireman,  “Developing Performance Indicators for Managing Maintenance”, hacía un recorrido por procedimientos y procesos imprescindibles para una industria eficiente, así como los indicadores que nos marcarán la eficacia de las Políticas de Mantenimiento asumidas por la empresa. Estos indicadores o medidas pueden aplicarse a cualquier función dentro de una planta industrial u organización de mantenimiento de flotas.
Existen desde hace décadas medidas de rendimiento para las funciones de calidad, producción, procesos, e incluso para los departamentos financieros. Sin embargo, hasta hace pocos años estos mismos indicadores no se utilizaban en una función que empiece a emerger como una clave de la competitividad futura, es decir, la función de Mantenimiento.
El objetivo de la función de mantenimiento es conseguir que todos los activos de  una empresa alcancen y mantengan las funciones de diseño del activo.
La Gestión de (activos) Mantenimiento puede definirse como:
“La gestión de todos los activos propiedad de la empresa, basado en maximizar el Retorno de la Inversión del activo”
En esta definición se incluyen las siguientes técnicas y disciplinas:
1.- Mantenimiento Preventivo.
2.- Almacén y Compras.
3.- Sistemas de Flujo de Trabajo.
4.- Sistemas de Gestión de Mantenimiento Informatizado (CMMS-Computerized Maintenance Management System).
5.- Formación Técnica e Interpersonal.
6.- Implicación Operacional.
7.- Mantenimiento Predictivo
8.- Mantenimiento Centrado en Fiabilidad (RCM-Reliability-Centered Maintenance)
9.- Mantenimiento Productivo Total (TPM-Total Productive Maintenance)
10.- Optimización Financiera Estadística.
Todas estas técnicas y sistemas suponen una evolución por fases que requieren un liderazgo perseverante de la Dirección, basada en el convencimiento de que la Política y Gestión de Calidad, y el Estudio Analítico de Datos de Mantenimiento reportan beneficios de eficiencia y productividad imprescindibles para la supervivencia y crecimiento de la empresa en los próximos años.