Compartir

martes, 4 de noviembre de 2014

CLIENTE-PROVEEDOR , Producción-Mantenimiento: GRAN ERROR

Los Departamentos de Mantenimiento mantienen con Producción relaciones perniciosas de "proveedor-cliente". Esto supone que trabajamos con el axioma de que "el cliente siempre tiene razón", por lo que cualquier otra consideración queda supeditada a esta regla. De esta manera Mantenimiento se convierte en la herramienta de Producción para cubrir sus necesidades aunque dichas necesidades vayan dirigidas o no a mejorar la "rentabilidad".

Esta relación cliente-proveedor se caracteriza por:

- "Alta Disponibilidad", sin la necesaria priorización exhaustiva de la criticidad de equipos y oportunidad de intervención.
- "Atención inmediata" de todas y cada una de las necesidades, haciendo inútiles los esfuerzos y estudios de planificación a largo plazo y programación diaria del mantenimiento.
- "Altos stocks de repuesto" como consecuencia de la falta de planificación y programación que permita realizar estudios de consumo pronosticables a Logística.
- "Planificación a muy corto plazo". (Nos convertimos en "apaga fuegos").
- "Producción se adueña de los presupuestos de Mantenimiento". Lo que impide utilizar técnicas de Gestión Integral de Activos.


Esto nos induce a pensar que la Organización de Mantenimiento del futuro y, por qué no decirlo, del presente debe cambiar la manera de interrelación con Producción para convertirse en una relación de "socio", definido como ese individuo que se une a otro para desarrollar algo en conjunto con una visión compartida.


Esta relación de socios entre Mantenimiento y Producción se caracteriza por:

- "Máxima atención a la Planificación a largo plazo y vigilancia constante de la Programación". Estableciendo tiempos de margen para imprevistos, pero teniendo como objetivo constante el respeto a lo Programado.
- "Colaboración en la asignación de prioridades". Teniendo en cuenta los estudios de Mantenimiento en cuanto a criticidad y asignación de tareas en atención a la jerarquización establecida de criticidad de equipos y su impacto en el negocio.
- "Disponibilidad de personal acorde a las necesidades reales".  Se debe aprovechar al máximo las capacidades de los técnicos de acuerdo a su nivel de especialización.
- "Mantenimiento tiene el control de su presupuesto". Estableciendo prioridades a corto plazo, así como, las necesidades de inversión  para la Gestión del Conocimiento y de la Vigilancia Tecnológica a más largo plazo.

Si esta misma relación la mantenemos a nivel organizacional para los distintos Departamentos: Compras, Logística y muy especialmente con Ingeniería, la disminución de costes, el aumento de la disponibilidad de las máquinas o elementos críticos del equipo, así como la mejora de la eficiencia y, por lo tanto, la productividad de la organización están completamente garantizadas.

Por último, destacar que el uso de herramientas de Gestión del Mantenimiento que nos permitan predecir el comportamiento futuro de nuestros equipos y elementos, es la base actual para la toma de decisiones de alto valor empresarial. Analizar, predecir averías, la utilización de la Ingeniería de Fiabilidad y la implantación de normas como la ISO 55.000 de Gestión Integral de Activos Físicos, nos darán la clave para mejorar de forma exponencial la rentabilidad y la reducción de costes de Mantenimiento y Producción.

Ángel Moreno